28 de marzo de 2020
Lifschitz ultrabandeado de rosca
La estrategia, mezquina por cierto, de condicionar económicamente el gobierno al adversario político funciona mientras se controlen algunas variables. La pandemia cambió el escenario y el ex gobernador quedó en off side sin poder advertirlo. La mala racha también juega en los estadistas. Cristina, luego de la viictoria de Macri, eligió pasar a cuarteles de invierno y no cometer errores no forzados. Lifschitz está haciendo todo lo contrario... y así le va. Por Juan Manuel Berlanga.

La falta de acuerdos gruesos a la hora de administrar el poder y los negocios ante el cambio político después de 12 años de reinado socialista marcaron a fuego los últimos meses de gobierno de Miguel Lifschitz y los primeros de Omar Perotti. El gobernador saliente y sus aliados que sostenían cuotas de poder a su alrededor, no encontraron pista en la nueva conducción y condicionaron al gobernador entrante cruzando, incluso, el límite de la extorsión. Tenían con qué. El poder y el capital acumulado en 12 años fue más fuerte que la decisión de la mayoría de los santafesinos. Un claro ejemplo, a la vista de todos y todas, fue el posicionamiento de los grandes medios, que empezaron a ser opositores a la nueva gestión, aún antes de que Perotti asuma. Gesto que se destaca, sobre todo, después de 12 años de periodismo felpudo y medios convertidos en difusores de partes de prensa oficiales. Desatando la rosca Recostado políticamente en el apoyo total del gobierno nacional, hecho que no ocurría hace largos años con un gobernador de Santa Fe, y sosteniendo a rajatabla la regla de no continuar aceitando ni con poder ni con dinero las estructuras que fundó, financió y/o potenció el socialismo desde la Casa Gris, el nuevo gobernador fue consiguiendo desprender cuotas de poder de la amalgama que diseñaron los rosarinos. Así, por ejemplo, los senadores díscolos "del PJ" ya no son el enemigo, la Justicia parece más buena y sigue la lista. El poder es de quien lo ejerce Volvamos al pasado cercano. Lifschitz, aún habiendo prometido públicamente lo contrario, llevó contra las cuerdas a Perotti, con el presupuesto. El gobernador electo no daba signos contrarios a lo que decía públicamente en referencia a los lazos entre el Estado y el crimen organizado detrás del gran negocio del narcotráfico y otros delitos no tan rentables. Se vivían momentos de reuniones frenéticas e intentos de acuerdo que se desvanecían ante el silencio o la negativa del Piamontés ,ya empoderado con los votos de la mayoría y un pacto de sangre con el Presidente electo. Nada parecía hacerle torcer el brazo de sus decisiones. Y lo que se había construido tras doce años de meticulosos pactos se ponía en riesgo. Pero el poder es una disputa constante y el voto de la mayoría no podía destruir lo que los hombres de poder habían edificado. El presupuesto fue una astuta herramienta de presión. Estaban los votos de los "compañeros senadores", estaba la reserva judicial que frenaría cualquier arranque totalitario del nuevo socio de los K y estaban los medios que podían maquillar la realidad hasta transformarla en un relato contrario a los hechos. Y la aventura se puso en marcha. La maquinaria funciona Aún sentado en su trono de Casa Gris, Lifschitz apretó las riendas que enlazaban el poder construido en más de una década. Si el recién llegado no alojaba, lo ponían de rodillas aprobándole un presupuesto diseñado con la misma astucia de quien construye un laberinto sin salida. Perotti se mantuvo en su postura, apostando más al poder que podía construir desde la gobernación que al poder real que estaba en condiciones de ejercer en su presente de gobernador electo. "Lo van a aprobar igual", le dijo un negociador a Perotti haciendo referencia a la voluntad del grupo de senadores liderados por el poder de los puertos de San Lorenzo. Perotti, los convocó públicamente a un acto de unidad del PJ, al cual asistieron en manada. Minutos después votaban junto a los senadores frentistas para imponerle el laberíntico presupuesto. Los medios ya hablaban de cómo se había cumplido con el mandato constitucional y republicano de haber tratado en tiempo y forma la Ley de leyes. Vayan a pedirle a Lifschitz "Vamos a poder hacer eso si nos aprueban la ley de Emergencia en la Legislatura", fue la respuesta de Perotti ante cualquier pedido, negociación, reclamo e incluso ante cualquier iniciativa ministros. Así intentó, sin éxito, el flamante gobernador cambiar parte del presupuesto que le impusieron Liischitz y sus socios. Socialistas y radicales se mantuvieron firmes. "No hay emergencias en todas las áreas, no vamos a aprobar algo que signifique darle la razón en la idea que entregamos un Estado fundido". Y la maquinaria siguió funcionando, a pesar de ir perdiendo algunas voluntades en el camino, Lifschitz logró derrumbar la iniciativa haciendo valer su mayoría en diputados, ahora ya no más como gobernador, sino presidiendo dicha cámara. Los medios continuaron jugando firmes: "Perotti busca superpoderes" titularon al unísono. Mientras tanto, grandes medios y opositores (perdón por la redundancia) agitaban el discurso de un gobierno que no arrancaba, que no funcionaba. La fallecida ley de Emergencia se transformó en una ley de Necesidad Pública. Casi lo mismo, pero sin el título rimbombante que, supuestamente, impedía el acompañamiento de quienes habían entregado el poder ejecutivo luego de 12 años. Nadie se acuerda de los primeros meses Los senadores díscolos, el poder judicial y algunos sectores económicos ya empezaban a jugar a dos puntas. Comenzaban a entrar en razón de que el poder ya no residía en forma exclusiva en los pagos del dos veces intendente de Risario. Y hasta incluso comenzaban a manifestarse públicamente a favor de lograr acuerdos que permitan darle cabida a este re acomodamiento presupuestario que pedía el gobernador. Mientras tanto Perotti ganaba tiempo y esperaba el desenlace de la negociación de la deuda insostenible que nos dejó cuatro años de Macrismo. Sin presupuesto propio, sin poder reacomodar partidas y sin un panorama claro hacia adelante, Perotti se cuidaba de que nadie en su gabinete de pasos adelante, que nadie gaste, que nadie proyecte, que nadie comprometa recursos en nada. "Nadie se acuerda de los primeros meses de un gobierno, todos recuerdan como termina", repetían funcionarios citando a Perotti. El llanto sobre la inacción gubernamental estaba tan impuesto por la maquinaria socialista y sus medios que hasta los propios funcionarios peronistas lo repetían a escondidas, quejándose de la mano férrea del rafaelino que no los dejaba ser ni hacer. Y un día apareció una pandemia mundial y todo cambió. Y el único que no reaccionó a tiempo fue Lifschitz. Off Side Cuando la Organozación Mundial de la Salud declaró la pandemia a nivel global, las fuerzas políticas en nuestro país comprendieron el momento e hicieron lo que debían hacer, plegarse a las decisiones y a la estrategia de quien tiene la responsabilidad de gobernar. Alberto Fernández, por su parte, consolidó dicha posición convocando a referentes nacionales de todas las fuerzas, a expertos en la materia y a todos los.gobernadores, sin importar las banderías partidarias. De hecho, la primer cadena nacional fue compartiendo escena con Perotti y Kicilof por un lado, y Gerardo Morales y Rodríguez Larreta por el otro. Mario Negri y demás referentes nacionales de Cambiemos, inmediatamente y muy rápidos se reflejos, inundaron las redes con manifestaciones de adhesión. En cambio Lifschitz arrastró a su propia tropa al bando del enemigo, al bando del Coronavirus. Y ante el clamor de Perotti y sus alfiles de otorgarle las armas para pelear esta guerra, se las negó, en un pase de manga que sorprendió a todos y todas el pasado miércoles. Ultrabandeado de rosca ,de palacio, lejos de un pueblo obligado a autoaxuartelarse en sus hogares y en medio de una guerra mundial contra un virus que mata de a miles por día, cometió un error garrafal al no entender el momento. Y arrastró a los propios al mismo error. La maquinaria ya no funciona A las pocas horas de imponer una Ley de Necesidad diseñada a medida de los contratistas beneficiados por millones durante el reinado socialista y lejana a las pretenciones del gobernador, los senadores le dieron la espalda a Lifschitz. Con el voto ya no sólo de los ex díscolos, sino con los que Miguel contaba como propios, volvieron a darle media sanción a la ley, recuperando el espíritu pedido por Perotti, juntaron las dos terceras partes de las voluntades de esa cámara alta y le pidieron a Lifschitz que convoque urgente a una sesión en diputados para tratar el tema. Sea cual fuere el resultado del próximo tratamiento del proyecto en la cámara que preside Lifschitz, el Senado ya sumó las voluntades necesarias para imponer la ley pedida por Perotti. Tras cartón, la vice gobernadora Alejandra Rodenas también puso su estocada contra "Miguel", haciendo pública una carta al ex gobernador mediante un video en el que le pide, ya no como funcionaria electa, sino como mujer y madre, que se deje de boludear, convoque a una sesión y haga lo que tiene que hacer. Lo de boludear no es textual de la carta de Rodenas, pero resume bastante el espíritu de la misma. Pandemia y después Ya abajo del carro de la lucha contra el Coronavirus Lifschitz deberá buscar cómo, cuando y con qué reinventarse. Les aliades que aún no lo abandonaron sacan número en la fila del "perdón Omar" y hacia adentro de la tropa rosarigasocialista Antonio Bonfatti lo espera con el facón bajo el poncho. Miguel, hombre astuto, rosquero y conocedor del poder, seguramente encontrará en la almohada del retiro no voluntario que comenzará, nuevas estrategias para.volver al ruedo. Mientras tanto repasará los resortes de poder que aún le quedan en pie y verá, ahora con menos elementos, cómo los.sostiene ante el poder que ya acumula y el que acumulará Perotti. Igual cada semana deberá poner la cara frente a los diputados presidiendo un cuerpo en el cual hasta los más propios ya lo saben debilitado y en caída. Así es el poder. Y Miguel lo sabe. A dormir abuelo, que después mañana, diría el tango, andas con la tos... y en tiempos de Coronavirus esas no son buenas notis.



COMPARTIR:
Comentarios:
Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »








 


Solar de Radio - © 2018 - Todos los derechos reservados


RadiosNet