24 de marzo de 2020
Coronavirus: argentinas explican los padecimientos de vivir en España hoy
Siguen llegando los testimonios de compatriotas que viven en el exterior y cuentan cómo cambió drásticamente su cotidianeidad. Hoy, crónicas de las Islas Canarias, Madrid y Barcelona, con narraciones sobre el confinamiento en las casas, las dificultades para acceder a varios productos y la saturación del sistema de salud.

Sofía, Islas Canarias. “El personal sanitario nos está pidiendo que nos quedemos en nuestras casas porque están llegando muchos casos y no hay personal para todos. Y tampoco hay recursos para que ellos puedan resguardarse. En la isla no hay vuelos ni para salir ni para entrar, no hay barcos. Lo único que llega es comida y alguna otra cosa que piden específicamente. Lo único que está abierta son farmacias y supermercados, en los que está marcada la distancia que tenemos que estar uno del otro. Ya están faltando guantes y alcohol en gel. Las medidas llegaron tarde, lamentablemente”.

 

Jéssica, Madrid. “En España las medidas cuando la cantidad de casos ya se había disparado y llegó demasiado tarde. Los hospitales están abarrotados y ya no se les hacen las pruebas a los que tienen síntomas leves. A su vez, casos que están muy expuestos al virus, como enfermeros o personal de seguridad, a pesar de ser personas jóvenes y sanas, han perdido la vida. Han quedado muchos argentinos varados porque tenían el billete de avión por líneas aéreas como Iberia o Aireuropa que cancelaron todos los vuelos a Argentina. La única que está repatriando es Aerolíneas Argentinas, pero están llenos los vuelos. Están vendiendo para el 13 ó 14 de abril y hay gente que no tiene dinero para mantenerse. Mucha gente quedó sin trabajo y ahora deben pedir el subsidio por desempleo. La cobertura médica privada no cubre el estudio del coronavirus, se tienen que pagar 300 euros, entonces la gente va al sistema público, lo cual hace que quede recargado”.

 

María Beatriz, Barcelona. “A nosotros aquí nos ha cambiado la vida de golpe. Desde el viernes 13 que se suspendieron las clases la mayoría de la gente se quedó a trabajar desde casa. Yo estuve 8 días sin salir. Salí sólo para ir a la verdulería de aquí al lado, a reponer algunas cosas, y la verdad es que el panorama era tétrico. Faltaba mucha mercadería, supongo que se debe haber cortado la cadena de abastecimiento. Por otro lado, la gente compró de una manera desesperada, injustificadamente. Todos muy nerviosos, sin hablar para no contagiarse por boca. La verdad es que no dan ganas de salir tampoco. Compramos on line pero no es fácil porque las redes están saturadas. No podemos salir ni a las zonas comunes del edificio en el que vivimos. Sólo se permite pasear perros y hay gente que abusa. Me imagino que extremarán las medidas y pondrán más multas porque es la única forma de que la gente cumpla. El que sale a tirar la basura, sus zapatos quedan fuera y luego se limpian”.  



COMPARTIR:
Comentarios:
Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »








 


Solar de Radio - © 2018 - Todos los derechos reservados


RadiosNet