17 de febrero de 2020
“Hay que replantear la ordenanza de alcoholemia cero”
Editorial de Juan Manuel Berlanga en El Hormiguero sobre la aplicación de la ordenanza de alcoholemia cero en la ciudad de Santa Fe. "Debo confesar que he cambiado de opinión respecto a la ordenanza que impone alcohol cero al volante para todos y todas".

Por Juan Manuel Berlanga

Debo confesar que he cambiado de opinión respecto a la ordenanza que impone alcohol cero al volante para todos y todas. Recuerdo el momento de su tratamiento, no fue hace mucho. Recuerdo, incluso, algunas chanzas hechas en privado con algún concejal y alguna concejala sobre su tratamiento… el tratamiento parlamentario del tema…

Opinar en contra de esta ordenanza públicamente tiene ciertos riesgos… mañana es probable que algún oyente me increpe, imaginándose que estoy a favor de que los pibes salgan chupándose una sidra a pico en el auto, o, peor aún, que un familiar de una víctima de un alcoholizado al volante me escupa su dolor, como si yo no quisiera colaborar con la solución a ese flagelo.

Pero creo que, como ciudad, deberíamos rever esa ordenanza. Fundamentalmente por dos aspectos: el primero, porque no es la solución a nada y segundo, porque atenta contra la idiosincrasia de los santafesinos.

“Vos querés que la gente maneje chupada!!!”, no, no, no quiero eso. “A vos no te importan los muertos víctimas de accidentes con gente borracha al volante!!!”, al contrario, sí que me importan. Es más, vivo en esta ciudad, mis hijos, mis amigos, todos nosotros vivimos en esta ciudad.  Pero creo que con esta ordenanza no vamos a solucionar el problema de fondo.

Esta ordenanza penaliza a los buenos. A los que no se arrancan la cabeza y después se suben al auto a hacerse los Schumacher. Esta ordenanza va contra las costumbres que nos dan identidad.

¿A cuántos asesinos al volante el test de alcoholemia les dio 0,4 después de picar algo con la patrona en un patio cervecero?

¿Cuántos pibes mataron a alguien después de apagar la sed con dos porrones a pico en la vereda al terminar el fútbol 5 con sus 9 amigos?

¿Cuántas mujeres asesinas al volante tenemos en la historia de Santa Fe que se tomaron dos lisos con las amigas a la salida del laburo?

Encontrarse, picar algo, tomar algo, compartir, es parte de lo que somos. Habíamos encontrado un límite de tolerancia que permitía continuar con estas costumbres y sostener el precepto que no se puede manejar alcoholizado. Habíamos encontrado un modo de cumplir esa regla. Un margen de tolerancia de 0,5 gramos de alcohol en sangre que nos permitía continuar con nuestra manera de vivir.

No existen registros serios, ni en nuestra ciudad, ni en ningún lado que conductores bajo esas condiciones sean los responsables de graves accidentes por el hecho de haber tenido alterada sus facultades por el alcohol.

Esta ordenanza penaliza a los que no hacen las cosas mal. Penaliza a los que cumplen. A los que son responsables. Les rompe las bolas y los ovarios a los vecinos que son víctimas de los descontrolados. Y no nos protege de nada.

Respeto el dolor de quienes perdieron un ser querido en estas circunstancias. No es complejo empatizar con ese dolor, nos podría y nos puede tocar a todos. Pero esta ordenanza no nos pone más a salvo.

Me consta que no hubo por parte de los concejales que la impulsaron, ni de quienes levantaron su mano más que buena predisposición en ayudar a reducir las muertes inútiles. Pero honestamente creo que no cumplirá con su propósito y sólo será un mecanismo para sacarle guita y esquilmar públicamente a vecinos honestos que sólo querían picar algo con la patrona, o compartir un porrón con los amigos y volverse a sus hogares para seguir con sus vidas.

Volvamos a un margen de tolerancia que nos permita seguir con la normalidad de nuestras vidas y seamos buenos entre nosotros.

Trabajemos seriamente en concientizar a los más pibes, hablemos de alcohol, hablemos de drogas, hablemos de uso y de abuso, hablemos de adicción, hablemos de la responsabilidad de alterar nuestras facultades, de vivir en comunidad, del respeto por el otro, de la responsabilidad al volante.

Hablemos claro. Si te tomás un par de lisos, después le aflojás. Te tomás un agua, seguís charlando, pasa el tiempo, te tomás un café. Te fijaste que ya pasó una hora. Sabes que eso te va a dar por debajo del límite. La ordenanza anterior te empujaba a ser responsable. A poder tomar algo, a consumir responsablemente. La tolerancia cero no va a provocar un cambio de conducta. Sólo va a provocar enojos, escraches y una metida de mano en los bolsillos de los vecinos que hacen las cosas bien. Y mucho menos, va a persuadir a los loquitos que se arrancan la cabeza y se suben al auto a flashear que son Schumacher.

Ojalá alguien tenga datos y conocimientos en la mano para que piense lo contrario y crea en que esta ordenanza va a cumplir con su objetivo, Hasta hoy no los he encontrado.



COMPARTIR:
Comentarios:
Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »








 


Solar de Radio - © 2018 - Todos los derechos reservados


RadiosNet