Domingo 4 de Diciembre de 2022

  • 19.5º

19.5°

EL CLIMA EN SANTA FE

10 de diciembre de 2018

"Mientras yo declaraba, Brusa me tiraba patadas de karate cerca de la cara"

Anatilde Bugna, victima del ex juez federal Victor Brusa, dialogó con El Hormiguero acerca de la decisión de la Cámara Federal de Casación Penal de concederle al represor el privilegio de cursar su condena en prisión domiciliaria.

Anatilda indicó que "personalmente estoy mas preocupada. Lo del enojo uno tiene que saber manejarlo, porque todos los días tenemos una situación que nos hace enojar. Estoy preocupada porque sobre todo en Santa Fe es una constante lo que está pasando con los juzgados por delitos de Lesa Humanidad, que el hecho de tener 70 años es una puerta para irte a tu casa"

En este sentido, comparó la decisión de la Cámara con "la situación del Comisario Perizotti, que tiene cuatro condenas importantes, con muertes en el medio, y cumplió 70 y siempre fue a los juicios desde su casa, y nunca tuvo un problema de salud".   Sobre el argumento de la Cámara que le concede a Brusa la domiciliaria porque "le sale más barato tenerlo en su casa", Anatilda expresó que le parece "una irresponsabilidad, sobre todo de un magistrado" y que "hay ciertos privilegios que se conceden así porque sí"   Bugna también entiende que los condenados aún tienen información para aportar: "todos ellos saben, porque todos estuvieron en la Casita. Lo sentirán también como un triunfo que algunos lugares emblemáticos, como la Casita, no pudimos encontrarlos"   Relató también algunas de las circunstancias en las que se cruzó con el juez, y que constan en la causa: "cuando lo conocí, él era estudiante de la misma facultad que yo, y cuando yo entré era estudiante medio eterno. Militaba en el MURA. Ahí lo conozco, lo identifico. Tiempo después, cuando nos abren la Causa Federal, el Dr Brusa aparece en la Guardia de Infantería a tomar declaraciones, sin capucha, a cara descubierta, a la madrugada. La que nos lleva siempre a declarar con el Dr Brusa era Maria Eva. Declarábamos en la misma Infantería. Nosotras al Juzgado Federal nunca fuimos"   Ahí, les tomaban declaraciones individuales, y Bugna cuenta que "con Brusa no había violencia física, si psicológica. Estábamos en una Cuadra, como las cuadras del ejercito, con todas cuchetas vacías, un escritorio. El en el medio en una sillita. Y el decia, a mi personalmente me decía que practicaba Karate, y mientras yo declaraba el me pasaba las patadas cerca de la cara"

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, s�� el primero en escribir uno!