Martes 19 de Octubre de 2021

  • 19.5º

19.5°

Despejado

28 de agosto de 2018

"Lo único que quería era recibirse, de maestra o policía, para no depender de nadie"

El Hormiguero dialogó con Soledad Mizerniuk, periodista de Diario Uno, acerca de su visita a la localidad de Fortín Olmos, donde el 1 de Julio de 2017 Rosalía Jara fue vista con vida por última vez. Soledad relató su encuentro con la familia de Rosalía, y la recorrida por un pueblo que "se ha sumado a las marchas y a las movilizaciones" pero también "calló durante estos meses lo que seguramente alguien vió"

Soledad relató: "el viaje en sí ya me generó toda una carga de tristeza. Conocer las situaciones tan distintas de las que por ahí estamos acostumbradas, a hacer una denuncia, a situaciones que viven las mujeres muy distintas a las que estamos acostumbradas a vivir acá. Mientras que acá podemos hablar de lenguaje inclusivo o del disfrute, del goce de las mujeres, hay lugares en donde todavía está pendiente la posibilidad de que las mujeres puedan llegar a una comisaria a hacer una denuncia por violencia de género"

  La periodista mantuvo un encuentro con Liliana Jara, madre de Rosalía, quien sostiene que esta lucha deja en claro que "la justicia es para todos, incluso para los pobres" y reflexionó sobre la situación que se vive en Fortín Olmos a raíz de la desaparición de Rosalía: "si bien el pueblo se ha sumado a las marchas y a las movilizaciones, también es cierto que el pueblo calló durante estos meses lo que seguramente alguien vio. Y ese silencio en realidad es una especie de castigo a una chica que iba de frente, que no hacía caso a los prejuicios de quienes la miraban de reojos y murmuraban por ir a lugares de diversión que quizás estaban reservados sólo para los hombres, o que pretendía terminar la secundaria para poder mantener a su hijo porque lo único que quería era recibirse, de maestra o policía, para no depender de nadie"   Soledad agregó que "toda la historia que cuenta su familia, lo que ves ahí en el lugar, te obliga a pensar mucho las cosas. La casa de Rosalía, de la familia... yo pensaba, un día de lluvia llegar sin vehículo hasta la comisaría a hacer la denuncia... era imposble. Es terrible, porque hasta de ese modo era inaccesible hacer la denuncia. Ponele que una mujer logre vencer la naturalización de la violencia que se ejerce sobre ella, incluso entonces es difícil denunciar"   En este sentido explicó que "duele muchísimo en el caso de Rosalía porque, por ejemplo, ya era era victima de violencia de género por parte de su última pareja, con quien convivió hasta poco tiempo antes de su desaparición. Incluso la mamá de Rosalía me contó que ella misma fue un día a hacer la denuncia porque la pareja de Rosalía le había pegado un puñete"   Sobre el relato de esa noche del 1 de Julio de 2017, Soledad indicó que "la noche que Rosalía desaparece, cuando se va al bar, su único intento era conseguir un poco más de plata". La joven se había acercado al bar del pueblo donde todos juegan a las cartas, a media cuadra de la garita de colectivos de Fortín Olmos. Soledad agregó que "había ido ella a lo que llaman una húngara que le había dado una especie de amuleto para darle suerte. Entonces ella creía que esos 400 pesos que tenía los iba a multiplicar. Estaba convencida de que esa noche iba a tener suerte"   La periodista expresó que Rosalía "necesitaba plata porque tenía que ir a Reconquista a hacer el examen de ADN de su hija. Si bien le habían mandado la citación, nadie la había dado plata para el pasaje. Fue a la comuna a pedir plata y lo único que le dieron fueron $70"

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, s el primero en escribir uno!