7 de septiembre de 2017
"Maldonnials" (o porqué lxs pibxs preguntan por Santiago)
Escuchá el informe especial de El Hormiguero acerca de la relación entre los jóvenes, las redes sociales y el Caso Maldonado.

En las últimas semanas se reabrió el siempre infructuoso debate acerca de cuánto hay que discutir con lxs pibxs (en las aulas y en casa) sobre esas "cosas de grandes" que, en teoría, no les interesan. La desaparición de Santiago Maldonado, sin embargo, se ha transformado en un "caso ejemplo" de una creciente brecha generacional: esa que aparece cuando las preguntas juveniles no pueden (o no quieren) ser respondidas por adultxs, y el infalible Tío Google sale al rescate de la pibada.

En el municipio de Moreno, en provincia de Buenos Aires, hay una buena cuota de escuelas técnicas. Y la semana pasada, por 10 minutos, la Escuela de Educación Secundaria Técnica n°2, donde asisten mas o menos 800 alumnos, dejó de llamarse "Gendarmería Nacional" para pasar a llamarse "Santiago Maldonado". La noticia se viralizó cosechando una linda mezcla de reacciones que variaban desde la más visceral indignación hasta los vítores (casi de cancha) de aquellos que aplaudían a lxs pibxs por el gesto de rebeldía. Por lo pronto, la intervención y la viralización no hicieron más que confirmar algo que muchos ya sospechábamos: que no había discusión posible, que era ilógico no charlar del tema en las aulas, y que si de alguna manera la polémica se planteaba ahora entre los adultos era porque las preguntas ya se habían planteado entre lxs más chicxs.

 
la pregunta, en todo caso. En singular. En las más diversas manifestaciones comunicacionales. En menos de 140 caracteres, en formato flyer para Facebook, en mensaje a un grupo de Whatsapp, en una pintada en la pared de una edificio público (¡Dios nos ampare!), en un papel que alguien te pasa en el colectivo.
 
Es que para el momento en que el caso Maldonado llegó a los medios hegemónicos, al prime time de la televisión de aire y a las columnas editoriales de los diarios, la cara de Santiago ya llevaba más de una semana girando por las redes sociales. El fenómeno, a fin de cuentas, no es extraño: así se han gestado algunas de las movilizaciones populares más masivas de los últimos años, como el #NiUnaMenos, el #ConLosDocentesNo o las marchas por los casos de gatillo fácil. Cualquiera que asiste a estas convocatorias nota un creciente número de pibxs, a veces en grupos y a veces acompañados por papá y mamá, con carteles confeccionados casi artesanalmente, marchando junto a las columnas de los gremios docentes, las organizaciones sociales, los organismos de DDHH.
 
No sólo que lxs pibxs tuvieron antes contacto con la desaparición forzada de Santiago, si no que a su vez se informaron desde el principio por canales "alternativos" de comunicación (que para ellos más que alternativos son, a esta altura, la fuente principal de consumo periodístico/informativo), que les escriben en códigos que les son mucho más accesibles y entretenidos que cualquier editorial de Pagni o de Victor Hugo. Las redes sociales, entonces, plantean preguntas (si, la redes manejadas por adultos; cómo, quiénes y porqué es tema debate para otra columna) que muchas veces no aparecen en la televisión ni siquiera por el placer mórbido de generar polémica entre los adultos paneleros, y frente a la existencia de una duda lxs pibxs que otrora en un rapto de curiosidad le consultaban a sus padres, a sus docentes o a algún tío buena onda, recurren al infalible, omnipresente, siempre a mano y predispuesto a responder Tío Google.
 
Esta semana, el Diario Perfil publicó una nota titulada "Radiografía de los que ven TV abierta", en la que esboza la interesante teoría de que la Tv Abierta ha quedado relegada a ese espacio en donde los mayores de 35 se enganchan con suerte alguna vez al día para mirar a Del Moro o a Marcelo Tinelli. Es más, Perfil incluso se muestra preocupado porque a Jorge Lanata se le ha "envejecido" el público en los últimos años. Es que esos menores de 35 años conforman las dos generaciones que más le complican la vida a los productores de televisión y a más de un Durán Barba: somos todos los que nacimos después de 1980, divididos entre "Millennials" (quienes tenemos entre 17 y 35 años) y la "Generación Z" (menores de 17 que sepan sostener un smartphone incluso cuando todavía no saben caminar). Siendo peligrosamente reduccionista, somos los que no concebimos la vida sin Internet, y sin poder preguntarle al Tío Google cada duda que se nos cruza por la cabeza, desde cuántos discos grabó Pink Floyd hasta dónde está Santiago Maldonado. En nuestro país, a su vez, somos los que no entendemos la vida sin democracia, y que vemos por primera vez a conciencia que una fuerza de seguridad nacional hace desaparecer a una persona.
 
Hacemos preguntas. Y Google contesta. Y entre todos los resultados de búsqueda, lxs pibxs intentan hacerse más o menos una idea de cuál es, en definitiva, la respuesta que más les cabe. El equivalente de leer las tapas de tres diarios y en base a eso creernos mas o menos informados. En Google contesta Twitter, contesta Youtube, contestan las publicaciones alternativas como los blogs de noticias y las revistas digitales, incluso alguna que otra página oficial de organismos del Gobierno (como la hackeada página de la Gendarmería). Y la gente grande, a veces, ayuda a filtrar. Quizás ese es el problema: quizás a muchos les cuesta acomodarse al nuevo rol, en el que no son fuente de información, si no en todo caso ofician como una suerte de antivirus informativo que te avisa, con consternación, que eso que consumís es una "amenaza".
 
Preguntan, leen, escuchan, ven, se responden. Y muchos salen a la calle porque entienden que ahí deben plantearse las verdaderas disputas. Bastantes, también, se responden solos y se quedan en su casa. Porque llegan a la conclusión, también gracias a Google, de que Santiago Maldonado era un hippie nómade extremista que vivía una vida en donde se había comprado el boleto para desaparecer hacía ya mucho tiempo. Porque lxs pibxs son un reflejo total y completo de las diversas expresiones que ven en los adultos. Porque también viven en un mundo de preguntas complejas con respuestas deliberadamente confusas, en donde siempre prima el "no te metas".
 
Los "Maldonnials" se preguntan ahora adónde está Santiago Maldonado porque cuando lo ven a Santiago se ven ellos, no porque sean "nomades", "hippies" o "artesanos", si no porque Santiago también tenía una inquietud y un reclamo, y por eso se plantó esa helada mañana, hace más de un mes, en la ruta 40 allá en Chubut. 
 
Como se planta el Banga, rapero de freestyle y youtubero, que se sienta en la Plaza de su barrio y con su celular se hace grabar por su amigo. Patricia Bullrich no sabe quien es este pibe. Pero él tiene muy en claro quién es Patricia Bullrich. Y él es ahora respuesta para futuros googleadores.
 
 



COMPARTIR:
Comentarios:
Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »








 


Solar de Radio - © 2018 - Todos los derechos reservados


RadiosNet